Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Publicado por en Estilo de Vida | Comments

Filosofando: Vale más una flor

Filosofando: Vale más una flor

Aquel fiel criado aguantaba las impertinencias de su viejo patrón, por la promesa de que “estaba presente en su testamento”. Así pasaron largos años, llenos de amarguras y vejaciones, soportadas con la esperanza de la herencia prometida. Cuando finalmente murió aquel hombre, y el testamento fue leído, el pobre sirviente descubrió que lo que su señor le había dejado era “el honor de, al morir, ser enterrado en el cementerio de la familia”. Eso era todo. Pienso que el desilusionado hombre hubiera preferido quinientos dólares en vida, a todos los honores del mundo, después de muerto. Bien dice el dicho: “Vale más una flor para el que está vivo, que una corona completa para el que se ha ido”.

Y hablando de flores, cuenta una leyenda persa, que el poeta Sadí, cuando en su juventud era esclavo, dio a su amo una hermosa rosa, acompañada de un sencillo poema: “Haz bien a tu siervo mientras puedas hacerlo, pues el tiempo para poder hacerlo es tan transitorio como la belleza de esta flor”. Parece ser que esta hermosa verdad tocó el corazón del amo de tal manera, que le dio la libertad al que más tarde llegó a ser clásico de las letras persas. Y esa misma verdad debería movernos a ti y a mí. Hagamos el bien a quienes nos rodean, pues “el tiempo para hacerlo es tan transitorio como la belleza de una flor”.

Anónimo.