Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Publicado por en Cerebro, Ciencia, Corazón, Deporte, Diabetes, Estilo de Vida, Nutrición, Obesidad, Omega 3, Salud, Vista | Comments

Hablemos de antioxidantes

Hablemos de antioxidantes

A estas alturas, creo que la mayoría de todas las personas interesadas en la salud natural han escuchado hablar de los antioxidantes y sus beneficios.

Pero igual que con muchas cosas, los antioxidantes se han convertido en una palabra de moda para los medios de comunicación y la mercadotecnia, para vender y agregar ganancias. Eso no quiere decir que muchos alimentos y suplementos no contengan algún tipo de propiedades antioxidantes.

Pero existen más preguntas sin contestar sobre los antioxidantes, por ejemplo, ¿qué tan poderoso es el antioxidante en cuestión? Si tu consumes alimentos bajos en niveles antioxidantes (la capacidad antioxidante no siempre es identificada por los mercadólogos), es posible que tengas que comer una cantidad muy grande para que puedas recibir algún efecto contra esos molestos radicales libres.

Por otro lado, si tú consumes alimentos o suplementos con cantidades muy concentradas de antioxidantes naturales, no necesitarás consumir demasiado y tendrás una mejor probabilidad de protegerte contra el daño causado por los radicales libres

Así que, ¿cómo saber qué fuentes tienen los antioxidantes naturales más concentrados?

En primer lugar, debo reiterar cómo, en mi opinión, tener una alimentación buena es la clave para una salud óptima. Una vez que conozcas esto, entonces puedes considerar la suplementación para mejorar tu vitalidad aún más.

Los antioxidantes se clasifican generalmente en dos grandes categorías: solubles en agua (hidrofílico) y solubles en lípidos (hidrofóbicos).

Tu cuerpo necesita los dos tipos de antioxidantes, ya que cada uno tiene como targetdiferentes tipos de células y tejidos para la captación de radicales libres…

  • Antioxidantes solubles en agua – Estos están presentes en los fluidos acuosos, como la sangre y los fluidos intracelulares y extracelulares. Reaccionan con los oxidantes en la célula citosol (porción líquida del citoplasma) y el plasma sanguíneo.  Ejemplos de antioxidantes solubles en agua incluyen: vitamina C, glutatión y catequinas.
  • Antioxidantes solubles en lípidos – Estos están localizados en las membranas celulares y lipoproteínas. Ellos protegen a las membranas celulares de la peroxidación lipídica. Ejemplos de antioxidantes solubles en lípidos incluyen: vitaminas E, A y beta caroteno.

La conclusión es: para luchar y ayudar a neutralizar los molestos radicales libres necesitas los dos tipos de antioxidantes de diferentes fuentes como sea posible. Cuando se toman en conjunto, la eficiencia de los antioxidantes solubles en agua y en lípidos se mejora aún más.

¿Qué pasaría si tú pudieras…

  • Reducir la apariencia de las arrugas, piel seca, manchas de la edad y las pecas?
  • Estimular tu cerebro y sistema nervioso mediante la protección de los radicales libres?
  • Ayudar a reducir los signos visibles del envejecimiento?
  • Promover el sistema de salud de las articulaciones y el esqueleto?
  • Mejorar potencialmente la protección de tu piel contra los radicales libres inducidos por el sol?


Y si tú eres es un atleta, o haces ejercicio los fines de semana, ¿qué pasaría si pudieras…

  • Aumentar tu fuerza?
  • Mejorar tu resistencia?
  • Facilitar una rápida recuperación después del ejercicio?
  • Reducir el dolor de las articulaciones y muscular después de un entrenamiento vigoroso?
  • Mejorar tu agudeza visual y la percepción profunda?

Es esto algo que te puede interesar, pero que suena muy bueno para ser real.

Existe un súper antioxidante natural que te puede proporcionar todos estos beneficios, y más. Y que no está basado en rumores.

Ensayos clínicos han investigado los sólidos beneficios de este poderoso antioxidante.

Bueno, como atleta, o incluso si eres un deportista de fin de semana, la astaxantina natural  puede potencialmente…

  • Ayudar a incrementar tu fuerza y mejorar tu resistencia y estamina en general.
  • Habilitar la recuperación rápida después del ejercicio.
  • Reducir el dolor de las articulaciones y muscular después del un ejercicio vigoroso.
  • Mejorar tu agudeza visual y la percepción profunda.
  • Ayudar a proteger tu piel de los radicales libres inducidos por la sobre exposición solar.

Entonces, ¿Cómo la astaxantina potencialmente mejora tu resistencia y recuperación?

Un área clave donde la astaxantina tiene un efecto positivo es en su mitocondria.

Las mitocondrias, son pequeñas potencias intracelulares que viven dentro de su organismo. Ellas producen hasta el 95% de la energía de tu cuerpo. Así que no debería sorprenderte que la mitocondria se encuentre en tu tejido muscular. Ahí es donde tú tienes una de las mayores demandas de energía. Pero hay un lado negativo en esta actividad de producción de energía: puede generar radicales libres altamente reactivos.

Estos radicales libres pueden dañar las membranas de sus células y oxidar su ADN.  Entre más vigoroso sea el ejercicio, más radicales libres producirás.  La conclusión a esto es que después del ejercicio, terminarás con músculos cansados y adoloridos.Y es ahí donde entra la astaxantina.

Como un poderoso antioxidante, la astaxantina ha mostrado limpiar eficazmente los radicales libres de sus tejidos musculares y ayudar a reducir el oxígeno singlete (el tipo “malo” de oxidación). Esta es la manera en que la astaxantina puede potencialmente proporcionarte fortaleza, estamina, y resistencia.