Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Publicado por en Conciencia, Estilo de Vida, Salud | Comments

En el país, 4 millones de ludópatas

En el país, 4 millones de ludópatas

El hijo que asesinó a sus padres por dinero para seguir apostando, el jugador que usa pañales de adulto para no moverse de la máquina tragamonedas o el padre que abandona a su familia por el juego son historias comunes alrededor de la ludopatía, una adicción peligrosa.

[pulledquote]Lamentablemente son casos verdaderos y la adicción al juego se ha convertido en un riesgo latente”, dijo Benjamín González Roaro, director de la Lotería Nacional.[/pulledquote] 

En días pasados, la institución firmó un convenio de colaboración con la Comisión Nacional Contra las Adicciones (Conadic) y el Centro Nacional para la Prevención y el Control de las Adicciones (Cenadic) para conformar un frente común y atender este problema de salud.

Las instituciones realizarán diferentes acciones para la orientación y el tratamiento de la enfermedad.

Ahora es cuando hay que tomar medidas adecuadas para enfrentar la ludopatía o esto se puede convertir en un problema de enfermedad social”, agregó González Roaro.

El problema de la ludopatía no sólo es neurobiológico, sino que contribuyen al problema diversos factores sociales.

Como la búsqueda de dinero ganado fácilmente y el pensar que con el juego se solucionarán sus problemas instantáneamente, y con dicho pensamiento mágico se establece un determinado patrón de conducta donde existe la posibilidad de que en un momento dado podría ganar un sujeto.

[pulledquote]Eso refuerza la conducta a diferencia de otro tipo de adicciones, en donde una vez que se ha perdido el control regularmente en su carrera adictiva, ésta irá a la baja. Es decir, con una pérdida gradual de las diversas áreas de su vida, sobre todo en el campo laboral, familiar, académico y social”, indicó Ricardo Iván Nani.[/pulledquote]

En México existen alrededor de 300 centros de apuesta legales, pero también hay casinos clandestinos y en Internet se puede apostar libremente por lo que un ludópata tiene un mundo donde se puede perder.

Según los especialistas, la ludopatía, a diferencia de otras adicciones y trastornos, es una enfermedad silenciosa que se hace notar hasta que el enfermo pierde a su familia y trabajo.

En México existen 4 millones de personas con este mal, según datos del Centro de Atención de Ludopatía y Crecimiento Integral.

Además de buenos negocios, los juegos y sorteos legales dejan una buena recaudación de impuestos: según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en el primer semestre del 2012, dicho rubor aportó 1,078 millones de pesos en impuestos.

JUGAR, PERO NO PERDER 
HASTA LA CAMISA

Algunas de las recomendaciones para un juego responsable son: Juega por entretenerte, no para hacer dinero; equilibra el juego con otras actividades placenteras; utiliza sólo el dinero sobrante, no el destinado a gastos cotidianos; destina una cantidad fija para emplear en el juego y respétala; fija un tiempo límite para jugar y retírate cuando se cumplió, y nunca se debe jugar cuando se tiene problemas financieros o crisis emocionales.

Carlos Tena Tamayo, comisionado nacional Contra las Adicciones, explicó que el Conadic elaboró un documento llamado Lineamientos para la Prevención y Atención del Juego Patológico, “en el que se hacen recomendaciones para el sector salud y otras instancias gubernamentales involucradas, con el fin de contribuir a reducir los índices de esta enfermedad”.

Además, el Cenadic y la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México tienen un programa de atención a personas con problemas de juego patológico y técnicas cognitivo-conductuales, incorporando al tratamiento a la familia y a su entorno.

Mientras que la Lotería, en su sitio de Internet, desarrolló diversos candados para evitar que sus clientes se conviertan en ludopatas.

La gente no puede jugar más de 2,000 pesos semanales, el sitio no permite que los jugadores pasen más de una hora y tienen un test para que identifique si tiene problemas de adicción.

Alrededor de todos estos esfuerzos existen diferentes asociaciones formadas por los mismos adictos al juego que reconocen el problema y apuestan por ayudar a quienes han caído en las garras del vicio y jugar sin límites.

¿Soy un ludópata?

  1. ¿Jugaste alguna vez por más tiempo del que tenias planeado?
  2. ¿Perdiste alguna vez tiempo en el trabajo o los estudios debido al juego?
  3. ¿Disminuyo tu eficiencia y ambición a causa del juego?
  4. ¿Después de ganar, sentiste la necesidad urgente de volver para ganar más?
  5. ¿Te sentiste reacio a usar “dinero del juego” en gastos normales?
  6. ¿Las discusiones, desilusiones o frustraciones te han creado la necesidad urgente de jugar?
  7. ¿Has causado infelicidad en tu vida por el juego?
  8. ¿Has vendido algo alguna vez para financiar el juego?
  9. ¿Alguna vez has cometido o has pensado cometer un acto ilegal para financiar el juego?
  10. ¿Has sentido alguna vez la necesidad urgente de celebrar cualquier alegría con un par de horas de juego?

Fuente: El economista

Editado por : LissaGF