Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Publicado por en Conciencia, Fotografía | Comments

Las mejores 5 fotografías de la historia

Las mejores 5 fotografías de la historia

El 22 de julio de 1975, Stanley J. Forman tomó esta infame fotografía mientras trabajaba para el Boston Herald.Se montó en la parte trasera de un camión de bomberos, ya que corrió hacia un presunto incendio en Marlborough Street. Llegado a la escena, una mujer y una pequeña chica cayeron desde un balcón intentando escapar de las llamas. La mujer murió instantáneamente, pero la joven vivió.

 

Huynh Cong Ut – Napalm Strike. Esta fotografía tomada por Nick Ut ilustra a una niña aterrorizada corriendo desnuda. Ganadora de un premio Pulitzer, esta fotografia ha entrado en la cultura popular como un símbolo de los horrores de la guerra de Vietnam.

 

“La Caída de hombre” es una fotografía tomada por Richard Drew a las 9:41:15 am, el 11 de septiembre de 2001, de un hombre cayendo del World Trade Center durante los ataques del 11 de septiembre en la ciudad de Nueva York.

Mike Weels – Uganda. Esta imagen es de un niño en Uganda la mano con un misionero. El marcado contraste entre las dos personas, sirve como un recordatorio de la brecha de riqueza entre países desarrollados y en desarrollo.

 

Esta foto tomada en Sudán muestra a un niño desnutrido acechado por un buitre. Es una imagen shockeante que mostró a la gente la calamitosa situación en el África.

Pero si Carter es famoso, es por una fotografía que realizó diez años más tarde: en 1993. El sudanés Kong Nyong, por aquel entonces un niño famélico, se encontraba defecando a las afueras de su poblado y un buitre estaba al acecho. Carter, que observó la escena, lo fotografió.

Esperó para tomar una foto mejor: con el buitre abriendo sus alas, pero no lo consiguió. Según él, consiguió recuperarse y continuar con su camino. El 26 de marzo de 1993, The New York Times publicó la foto y él ganó el Pulitzer.

La opinión pública entendió la foto como una alegoría de lo que sucedía en Sudán: Kong era el problema del hambre y la pobreza, el buitre era el capitalismo y Carter era la indiferencia del resto de la sociedad. La crítica se cernió contra él e intentó justificarse, alegando que el niño hacía sus necesidades, que la tribu se encontraba a unos 20 metros de ella y que el animal esperaba su ración de comida. Kong Nyong murió 14 años después.

Suicidio Tras ello, pasó de reportero a fotógrafo de naturaleza. Sufrió dos duros golpes: por un lado, la presión de la crítica y por otro el asesinato de su amigo Ken Oosterbroek el 18 de abril de 1994, mientras cubría un tiroteo en Tokoza (Johannesburgo). Se dice que años antes intentó suicidarse, que fumaba White Pipe -una mezcla de marihuana, metacualona y barbitúricos-, que tenía graves problemas familiares y una personalidad algo desordenada -perdía sus carretes en aviones y aeropuertos-, que era depresivo y tenía una vida caótica, con un sinfín de experiencias trágicas.

El 27 de julio de 1994 Carter llegó al río de Braamfontein Spruit, cerca del campo y el centro de estudios, un área donde él jugaba de pequeño y se suicidó, tras pegar con cinta un extremo del tubo de escape de su camioneta. Finalmente, murió de intoxicación por monóxido de carbono a los 33 años.

Se puede leer algo de su nota de suicidio: 

“Estoy deprimido […] sin teléfono […] dinero para el alquiler […] dinero para la manutención de los hijos […] dinero para las deudas […] ¡¡¡dinero!!! […] Estoy atormentado por los recuerdos vivídos de los asesinatos y los cadáveres y la ira y el dolor […] del morir del hambre o los niños heridos, de los locos del gatillo fácil, a menudo de la policía, de los asesinos verdugos […] Me ido a unirme con Ken, si soy yo el afortunado.”

 

 

 

Fuente: Mundo top 5

Editado por: Lissa GF