Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by in Educación, Estilo de Vida, Libros | Comments

Cómo crear el hábito de leer libros en los niños

Cómo crear el hábito de leer libros en los niños

Todos sabemos lo importante que es para el desarrollo intelectual de los niños adquirir el hábito de la lectura. Por tanto, partiendo de la base de que todos los niños imitan el comportamiento de sus progenitores, si los padres son aficionados a la lectura, a los pequeños les terminará picando el gusanillo del libro. Una buena manera de iniciar a los niños en la lectura es a través de los cuentos.

Actualmente, hay multitud de cuentos diversos: unos vienen con pegatinas, otros son colorear o traen desplegables. Es importante que el niño escoja el libro que le gusta para que tenga interés por leerlo. Evita que lo haga en contra de su voluntad, porque es posible que esta actividad produzca en él el efecto contrario.

Motivar en la lectura a los niños

La gran dificultad a la hora de motivar al niño en la lectura reside en la falta de conocimiento, que tienen muchos padres, a la hora de situar a su hijo en este camino. El interés por la lectura puede ser sugerido al niño de una forma sencilla, espontánea y duradera, si tu hijo empieza a tener contacto con los libros desde muy pequeño, antes incluso de aprender a leer. Si los niños están familiarizados con los libros, según algunas investigaciones, se encontrarán más preparados para tener éxito en los estudios. El acto de leer o simplemente de ojear un libro estimulará la inteligencia, la imaginación y la creatividad de los niños. Empieza hoy mismo a construir ese hábito diario tan enriquecedor para él y haz de tu casa una gran biblioteca. ¡Motiva a tus hijos a que lean!.

Consejos para fomentar la lectura en los niños

1.Predica con el ejemplo. Para empezar, es necesario que tu hijo te vea, siempre que sea posible, con un libro en la mano. Los niños sentirán más interés por leer un libro si ven que este hábito está presente en su entorno. Piensa que a los niños les encantan copiar e imitan como una forma de aprendizaje. Si ellos notan que te gusta leer y que tratas los libros con cuidado y respeto, ellos probablemente, harán lo mismo.

2.Fomenta el contacto con el libro. Es necesario estar convencido de que la lectura debe ser empleada como una forma más de diversión y no como una obligación. Los libros no deben ser introducidos en el entorno cotidiano del niño sólo cuando empiece la escuela o esté aprendiendo a leer. El contacto con los libros debe empezar antes.

3.Estimula sus sentidos. Cuando el bebé consiga sentarse firme en el suelo o en la cuna, ofrécele libros para que los maneje. Cómprale cuentos educativos, ¡le encantará!. Existen en el mercado pequeños y curiosos libros hechos con tela, e incluso con material plástico, indicados para el juego a la hora del baño. Existen también pequeños diccionarios para que tu bebé se vaya familiarizando con las palabras, las letras, relacionándolas poco a poco a la imagen. El secreto a esta edad es hacer que el bebé vea el libro como un juguete más, con el cual podrá aprender, tornarse mayor, descubrir, crear fantasías, y oír muchas historias interesantes y encantadoras. Al principio, trata de dar preferencia a los libros ilustrados, con pocas palabras, y haz que tu hijo lo toque, lo acaricie y lo huela. Existen libros que contienen sonidos, trozos de lana y otros materiales para que los bebés disfruten también con el tacto. ¡Los hay también con olores!

4.Léele en voz alta. Cuando ya sea más mayorcito, lo ideal es leerle en voz alta, siguiendo siempre las historias del libro. Actualmente, muchos libros se venden con CD, una idea genial que encanta a los más pequeños. Dedica un rato todos los días para compartir con tus hijos en brazos el placer de leer un cuento, lejos de las distracciones de la televisión. Empieza con los cuentos tradicionales, clásicos, pero fundamentalmente elige libros que le agraden. Si un libro resulta aburrido, olvídalo y busca otro que sea más interesante.

5.Llévale a la biblioteca. Cuando tu hijo pueda estar quieto en un lugar cerrado, llévale a visitar una biblioteca. Así, el niño tendrá la oportunidad de familiarizarse con los libros, aprendará a manejarlos y estará construyendo una amistad y un lazo con la lectura. Deseará volver muchas veces para elegir el libro que quiera.

6.Regálale libros. Otra forma de estimular el interés del niño por los libros, es convertir un libro en un premio. Cada vez que tengas que premiar a tu hijo por algo importante, regálale un libro sobre su tema preferido.

7.Anímale a participar de la lectura. Cuando termines de leer el cuento, pídele que te cuente lo que pasó con algún personaje, o incluso anima a tu hijo a adivinar lo que pasará al final. Aprovecha para hacer comentarios sobre las situaciones buenas y malas, y compara un fragmento de la historia con sus experiencias, haciéndole preguntas como: “¿qué harías en su lugar?, ¿a qué nos ocurrió lo mismo un día?”.

8.Enriquece su biblioteca. Cuando sientas que tu hijo ya se interesa por las historias, se involucra con la trama, se identifica con los personajes, empieza a participar y a imaginar distintos finales, no dejes de sorprenderle con nuevos cuentos. Es recomendable dar continuidad a esta costumbre, abasteciendo siempre vuestra casa con nuevos libros y revistas.

 Fuente: Guía Infantil
Editado por: Lissa GF
Read More

Posted by in Estilo de Vida, Fotografía, Libros | Comments

Revelan fotografías inéditas de Marilyn Monroe

Estas nuevas fotografías son parte del libro, “Marilyn By Magnum”, que ha sido lanzado para conmemorar el 50 aniversario de la muerte del ícono de Hollywood.

Tomadas en su departamento en 1952, la sesión estuvo a cargo del reconocido fotógrafo Philippe Halsman.

La sesión fue realizada el mismo año que ella filmó Niagara, con Joseph Cotten, y consiguió el rol principal en Los Caballeros las Prefieren Rubias. En ese entonces, ella tenía 26 años, 10 años antes de su muerte.

El nuevo libro contiene muchas fotografías que fueron tomadas por miembros de la cooperativa Magnum, la famosa agencia formada por cuatro fotógrafos: Robert Capa, Henri Cartier Bresson, George Rodger y David “Chim” Seymour, en 1947.

Read More

Posted by in Educación, Libros | Comments

Cómo fomentar la lectura a los niños

Cómo fomentar la lectura a los niños

Todos sabemos que la lectura nos estimula la creatividad, la imaginación, la inteligencia, por eso es importante estimular a los niños para que aprovechen las bondades de los libros y desarrollen el amor por ellos.

Los beneficios que la lectura tiene para los niños son:

  • Aumenta su habilidad para escuchar
  • Desarrolla su sentido crítico
  • Aumenta la variedad de experiencias
  • Crea alternativas de diversión y placer para él
  • Aprende a verbalizar ideas fácilmente
  • Aprende
Algunos tips para ayudarle
Cuando nos preguntan respecto a la razón por la que deben leer, normalmente les damos información “aburrida”: “Para que aprendas más”, “Para que no seas ignorante”, “Para que aprendas a escribir mejor”, lo que no les da mucha motivación, sin embargo, si les decimos que los libros pueden divertirlos, que son mágicos, que les pueden hacer compañía o que les ayudarán a soñar creo que se sentirán más atraídos a la lectura.
Les podemos decir que los libros son como unos amigos que estarán con ellos cada que lo quieran.
La lectura es un placer, no un deber, por ello el mensaje que les transmitamos es tan importante.
Un motivador adicional puede ser el llevarlos a que ellos escojan sus propios libros.
Según expertos, leer de 10 a 15 minutos diarios las páginas de un cuento es suficiente para el los pequeños tomen confianza en los libros y aprendan a interesarse en ellos. Asimismo es muy importante cuidar el ambiente en el que se desarrolle la lectura: un lugar tranquilo y alegre le ayuda a concentrarse y leer sin interrupciones.
El juego de Scrabble puede ser un motivador interesante para los niños ya que según algunas publicaciones suele gustarles mucho a los niños.
Se recomienda observar a los niños para determinar si se les dificulta la lectura ya que podría ser un signo de problemas visuales. Se podría sospechar de una hipermetropía cuando lee con dificultad las palabras cortas y, particularmente, los artículos (el, lo, la…), acerca demasiado la cabeza al libro o confunde las letras d y b.

 

 

 

Read More

Posted by in Arte, Computación, Educación, Estilo de Vida, Historia, Internet, Libros, Museos | Comments

Después de 244 años la Encyclopaedia Britannica deja el papel

Después de 244 años la Encyclopaedia Britannica deja el papel

Por 244 años, los grandes volúmenes de Encyclopaedia Britannica dejarán de ocupar las repisas y libreros de las familias y bibliotecas.

La Encyclopaedia Britannica se ha publicado cada dos años desde 1768 y el día de ayer anunciaron que dejarán de producir la edición impresa de 32 volúmenes para pasar a la era digital.

“La edición impresa se hizo más difícil de mantener y no era el mejor elemento físico para ofrecer la calidad de nuestra base de datos y la calidad de nuestra editorial”, dijo a Reuters Jorge Cauz, presidente de la Enciclopedia Británica.

Ahora la podrán encontrar en Britannica.com y será libre por toda una semana empezando el 13 de marzo de 2012.

 

Read More

Posted by in Arte, Educación, Libros | Comments

Prólogo del Libro Cocina de Bárbaras, de Don Israel Cavazos

Prólogo del Libro Cocina de Bárbaras, de Don Israel Cavazos

La semana pasada hablamos del origen de este libro de Sonya Garza Rapport, esta semana tenemos para ustedes la primicia del prólogo de “Cocina de Bárbaras”, del gran Cronista de Monterrey, Don Israel Cavazos Garza, previo a su presentación que será este Miércoles 14 de Marzo de 2012 a las 19:00 hrs en el Centro Cultural Universitario, ubicado en Colegio Civil entre Washington y 5 de Mayo.

 

Asomándonos a la Cocina

¿Es dable, al cronista de una ciudad, prologar un libro de recetas de cocina?

Esta interrogante surgió cuando mí ilustre amiga, la señora Sonya Garza Rapport, puso en mis manos su admirable colección de fórmulas gastronómicas tradicionales.

La respuesta es afirmativa en cuanto se trata de un legado secular, transmitido por varias generaciones y que, no sin alguna dificultad, puede ser retransmitido a las actuales.

Muy buen cuidado ha tenido la autora de recogerlas y de reproducirlas con amoroso afán. Pero, más que todo, de consignar su procedencia, otorgando el crédito al entrañable desfile de la madre, las abuelas y las tías, de quienes, además, da santo y seña, rescatándolas de un pasado inmediato; y presentándonoslas tal cual fue cada una.

Encabeza tan singular revista Mamá Asunción  o Mamá Chonita, la bisabuela. Del prodigio de sus manos brotan, como por arte de magia, los tés de yerbabuena, anís, orégano, poleo y manzanilla; pero, más que todo, el originalísimo y poco común dulce de frijoles, de cuyo patrimonio se ufana General Treviño, antiguo rancho del Puntiagudo, solar de los descendientes del cronista Juan Bautista Chapa. A ella atribuye una fórmula muy suya del cabrito en salsa y de la mermelada de tomate y no se diga de la carne seca o de las galletas de polvo.

De paso, nos da la autora bellas referencias a otras antiguas tradiciones, tales como las de elaborar las colchas de lana, llamadas en la época virreinal “colchas del reino”; o sobre la costumbre, muy de los pueblos del norte de Nuevo León, de protegerse del sol con una toalla en la cabeza, que atribuye a un lejano –aunque no comprobado– origen sefardí.

Tras esta mujer de pueblo, concebida de polvo de estrellas y pedernales, viene otra antepasada: la abuela Lochita o Mamá Eloísa. Ella, con artes de magia, deja a la posteridad de la familia una tentadora mermelada de chabacano. Celosa guardiana de alquimias de sabores y conjuros de magia en el trastero de su memoria, su cocina es recordada con devoción.

Inmediatamente después de doña Eloísa, camina con gallardía alguien de parentesco más cercano: Mamá Elsie, la madre. El filial afecto la ve como una campesina rusa de doradas trenzas; cuyo taconeo semeja una especie de preludio musical. Para ella, la cocina era su territorio personal. Cuando cocinaba –lo que era frecuente– su aroma, el embrujo de la vainilla, lo impregnaba todo.

En el cuarto lugar de la fila, la Tía Raquel. Con ella, es añorado el Monterrey del 1948, como la ciudad de ojos inocentes; y la temporada navideña, con olor a tamales y a ponche de guayaba, ingeridos en las Posadas, entre rezos y cánticos. La tía, es a la vez,  recordada por ser experta en cómo cocinar un menudo y que ella lo aprendió, probando. Con el recuerdo de la Tía Raquel se asocia el de la fragancia del chile colorado, que cuando se empezaba a guisar con el ajo, comenzaba a invadir los rincones de la casa.

Tras la Tía Raquel se ve a la Tía Famela, méxicotejana que, al enviudar de un francés, se casó a los ochenta con un alemán. Pintora, modista, poeta, fue seducida por la cocina. Era admirable su habilidad para preparar un cabrito en salsa, panes de plátano, galletas de nuez y mil delicadeces más. Nunca desdeñó viajar a su natal General Treviño, ataviada con elegancia, en autobuses que consideraban también como pasajeros a las gallinas y los borregos.

Con cierto aire de revolucionaria, por sus nexos con los Madero, figura en el singular desfile Mamá María, la abuela. A la inversa que otras damas del clan quienes no desamparaban la Biblia, medía el tiempo en la cocina a base de rosarios y de jaculatorias. Es recordada su sopa hecha a base de la rara combinación de tortillas y sesos, que bien podría haberse llamado: sopa intelectual. Pero más recordada aún por sus conservas de membrillo, sus ates de guayaba o sus dulces de leche quemada.

Penúltima en el desfile, del pasado, asoma la Tía Gloria. La señora Sonya la evoca entre el aroma del cilantro, la cebolla, el panqué y una taza de atole. Nacida en Texas, sus guisos eran una maravillosa mezcla de culturas gastronómicas. Su talento para cocinar, era un sueño envuelto en canela.

Cerrando la columna de informantes de ultratumba, Mamá Alicia, vivió, al decir de la autora, en su universo culinario pleno de manzanas.

Pero si es admirable el paso de las ocho damas que constituyen la “ancestro grafía” de este libro, no lo es menos el breve —lamentablemente breve— apartado que la señora Sonya consagra a recordar el Monterrey de la década del 1940.

Las fondas, las carpas y los cines de la Calzada y la aparición de los primeros restaurantes formales de la ciudad. En unas cuantas líneas se nos revela como una auténtica y fiel cronista, título que desde ahora le reconozco y le concedo.

El texto es todo un regalo en cuanto a elegancia y pureza del estilo, al fin poeta. Heredera de una rica tradición culinaria regional, ahora nos hace partícipes de este legado que en forma tan acertada ha logrado rescatar.

 

Israel Cavazos Garza
Cronista de Monterrey

Read More