Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by in Diabetes, Nutrición, Obesidad, Salud | Comments

Averigüe si tiene riesgo de prediabetes

Averigüe si tiene riesgo de prediabetes

¿Qué es la prediabetes?

Si tiene prediabetes, su nivel de azúcar (glucosa) en la sangre es más alto de lo normal, pero todavía no se considera diabetes. Si tiene prediabetes, usted tiene más probabilidades de presentar diabetes tipo 2, enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares.

Cómo hacer la prueba sobre el riesgo de prediabetes

Usted puede responder el cuestionario sobre el riesgo de prediabetes por sí mismo. Son siete preguntas acerca de su edad, peso, actividad física y otras afecciones. La prueba luego determina su nivel de riesgo con base en sus respuestas a estas preguntas y le da un puntaje. Puede responder el cuestionario interactivo que encontrará acontinuación:

 

Test Interactivo.

 

Qué hacer si la prueba indica que usted puede tener prediabetes

El puntaje de su prueba le dirá si es probable que tenga prediabetes. Si el puntaje indica que es probable, consulte a su médico u otro proveedor de atención médica al respecto tan pronto como sea posible. Su médico u otro proveedor de atención médica le podrá decir con seguridad si usted tiene prediabetes. Si es así, le podrá indicar lo que debe hacer para reducir su riesgo de tener diabetes tipo 2. Estas acciones pueden incluir pérdida de peso, selección de alimentos más saludables y aumento de su actividad física.

Fuente: DiabetiCosas.com

 

Read More

Posted by in Estilo de Vida, Nutrición, Obesidad, Salud | Comments

¿Cómo mantener el colesterol en niveles saludables?

¿Cómo mantener el colesterol en niveles saludables?

El colesterol es una molécula lipídica, uno de los componentes fundamentales de los cuerpos celulares de todos los animales, especialmente vertebrados. Para llegar a los diversos tejidos el colesterol en la sangre se une a proteínas específicas que difieren en las proteínas de alta densidad (HDL de alta densidad) y LDL (baja densidad). De ahí los términos de colesterol HDL (también llamado colesterol bueno) y colesterol LDL (conocido como colesterol malo).

El colesterol LDL, llamado colesterol malo, por su alto poder aterogénico si está presente en cantidades excesivas, tiende a instalarse en las paredes interiores de las arterias que conducen a la formación de placas que obstruyen el flujo de sangre. Por el contrario, el colesterol bueno limpia las arterias e impide la formación de placas.

Los hábitos saludables en la alimentación, combinada con un estilo de vida saludable, ayudan a mantener un equilibrio óptimo entre el colesterol HDL y LDL. Además de la alimentación, existen otros comportamientos que deben incorporarse a las actividades cotidianas para que el colesterol no se convierta en un enemigo de nuestra salud:

Dejar de fumar y hacer ejercicio: las toxinas emitidas por el cigarrillo reducen el nivel de colesterol bueno en la sangre, mientras que la actividad física ayuda a elevarlo.

Evitar las grasas hidrogenadas: los ácidos grasos trans, contenidos en los aceites vegetales y margarina, tienen el poder de elevar el nivel de colesterol total en la sangre, actuando al mismo tiempo, negativamente en el nivel de colesterol bueno.

Limitar la ingesta de grasas saturadas: mientras que la leche y productos lácteos, carnes grasas, mantequilla y embutidos tienen un importante contenido de colesterol, también es cierto que aumentan al mismo tiempo, el colesterol bueno. Mejor ingerir en moderación carnes grasas, embutidos, mantequilla y evitar el consumo de huevos y la leche con la adición de otros alimentos ricos en colesterol.

Comer gran cantidad de frutas y verduras: ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes, frutas, vegetales y verduras ayudan a tener una vida saludable.

Read More

Posted by in Educación, Estilo de Vida, Nutrición, Obesidad, Omega 3, Salud | Comments

¿Qué es una alimentación balanceada?

¿Qué es una alimentación balanceada?

Durante años, hemos crecido con la idea de que una alimentación balanceada significa “comer de todo”, o “no dejar fuera ninguno de los grupos alimenticios”.

Desafortunadamente esto es totalmente falso. Cientos de miles de personas que “comen de todo” están sufriendo infartos cardiacos, diabetes, hipertensión, arteriosclerosis, deficiencia renal, hígado graso y otras muchas enfermedades derivadas de una mala alimentación.

Sin embargo, una dieta realmente balanceada consiste en darle a nuestro organismo todos los nutrientes que el cuerpo necesita, no importa si dejamos fuera un “grupo” o integramos otro “grupo” de alimentos.

Con esto en mente, incluso la famosa pirámide alimenticia parece no brindarnos una muy buena guía para balancear nuestra dieta, pues uno puede seguirla al pie de la letra y no conseguir suficientes vitaminas y fibra, y puede estar consumiendo un nivel peligrosamente alto en grasas saturadas.

Las etiquetas de información nutricional que encontramos en los alimentos empacados son totalmente insuficientes, pues dejan fuera de la lista la mayor parte de los nutrientes indispensables para nuestra alimentación.

Los errores que han ocasionado la epidemia mundial de obesidad (junto con todas las enfermedades relacionadas) son grandes omisiones en las guías nutricionales oficiales:

1. No hacen diferencia entre los carbohidratos complejos (naturales) y simples (refinados) 2. No avisan sobre el gran peligro de consumir grasas saturadas y las grasas hidrogenadas (trans) 3. Animan a consumir aceites procesados, azúcar y sal en cantidades peligrosas. 4. Las porciones recomendables de frutas, verduras y granos son aún muy pequeñas. 5. No diferencian entre las proteínas de origen animal y las de origen vegetal.

Nutrientes para una verdadera dieta balanceada

Una alimentación balanceada debe componerse de los siguientes nutrientes, en este orden de importancia:

Fibra dietética – ayuda a la digestión y absorción de nutrientes Fotoquímicos – potentes anti-cancerígenos naturales Antioxidantes – ayudan a la auto-curación celular y retrasan el envejecimiento celular Vitaminas – las mejores son las que vienen de forma natural en frutas y verduras o por suplementación Minerales – como el calcio, hierro, magnesio, selenio (oligoelementos) Ácidos grasos – principalmente el Omega 3, 6 y 9 Carbohidratos – fuente de energía y base para formación de tejido Proteínas – base para formar estructuras, regular y transportar Grasas o lípidos – sirven para formación de células, regular y formar reservas energéticas

Los últimos nutrientes: Carbohidratos, Proteínas y Lípidos son los que proveen de calorías.

La gran mayoría de la población consume principalmente alimentos no balanceados, es decir preparados con ingredientes sintéticos y/o procesados químicamente, que ofrecen muchas calorías, pero su contenido es muy escaso para los primeros 6 nutrientes de la lista.

Nuestro cuerpo está diseñado para una alimentación natural que se base principalmente en alimentos balanceados intrínsecamente, por ejemplo, muchas verduras contienen todos los nutrientes de la lista en cantidades adecuadas para nuestra dieta. En contraste, uno de los ingredientes procesados más comunes, el azúcar, contiene sólo carbohidratos “simples”, por lo tanto aporta sólo energía (calorías), pero ninguna nutrición.

El secreto está en conocer los ingredientes que debemos procurar y los que debemos evitar a toda costa para prevenir o incluso revertir enfermedades degenerativas, comenzando por supuesto con la obesidad. Al decidir sabiamente, no sacrificamos el sabor de los platillos pero mejoramos notablemente nuestra salud y podemos también bajar rápidamente bajar de peso.

Read More

Posted by in Nutrición, Salud | Comments

Una foto de nuestros hijos en el refrigerador puede ayudarnos a comer sano

Una foto de nuestros hijos en el refrigerador puede ayudarnos a comer sano

Ver una cara sonriente te ayuda a alcanzar tus objetivos.

Colocar una fotografía de nuestros hijos o sobrinos sonriendo a boca llena en la puerta del refrigerador puede ayudarnos a comer más sano, según se desprende de un estudio publicado en la revista Journal of Consumer Research.

Concretamente, los científicos han demostrado ver una cara sonriente no solo mejora el estado de ánimo, sino que nos hace sentir lo suficientemente bien para “esforzarnos más por el bienestar futuro, pensar de manera más flexible y tener la mente abierta a nueva información”, explica Aparna A. Labroo, investigadora de la Universidad de Chicago (EE UU) y coautora del estudio. Sus experimentos revelan también que cuando estamos de buen humor tenemos más capacidad para distanciarnos de los problemas que debemos resolver, pensar de manera más abstracta y tomar mejores decisiones. También somos capaces de proponernos (y alcanzar) objetivos a largo plazo, y los objetivos a corto plazo nos cuestan menos esfuerzo que cuando nos sentimos malhumorados.

Fuente: Muy Interesante

Read More