Una reciente investigación realizada comparando “las técnicas” de los Galgos y los Cheetah descubrió el secreto de la velocidad de éstos últimos.

Un grupo de investigadores preeparó una pista con sensores de presión y cámaras de alta velocidad para después grabar corriendo a los galgos y los cheetah corriendo en sprints.

Al realizar el análisis de la información recopilada encontraron los siguientes datos.

[box ue-content=”

Galgo:

– 3.5 zancadas por segundo, independietemente de la velocidad a la que corran

– 62% del peso corporal es apoyado en sus patas traseras

” ue-icon=”none”]

Galgo:

– 3.5 zancadas por segundo, independietemente de la velocidad a la que corran

– 62% del peso corporal es apoyado en sus patas traseras

[/box]

[box ue-content=”

Cheetah:

– 2.4 zancadas por segundo a una velocidad de 9 metros por segundo

– 3.2 zancadas a una velocidad de 17.8 metros por segundo

– 70% del peso corporal es apoyado en sus patas traseras

” ue-icon=”none”]

Cheetah:

– 2.4 zancadas por segundo a una velocidad de 9 metros por segundo

– 3.2 zancadas a una velocidad de 17.8 metros por segundo

– 70% del peso corporal es apoyado en sus patas traseras

[/box]

¿que cuál es el secreto? fácil: La zancada de los cheetah varía en frecuencia con la velocidad mientras que los galgos llevan siempre la misma frecuencia. Por otro lado, el hecho de que el apoyo del peso corporal sea mayor en los cheetah les da más ventaja ya que reducen el riesgo de resbalones.

En conclusión:

La técnica para correr de los cheetah que les permite aumentar la frecuencia de la zancada es la que les facilita alcanzar velocidades límite más altas que las que puede alcanzar un galgo.

Fuentes: Sciencemag.org y Biologist.org

Compartir:

administrator

Usuario de los Administradores del Sitio. Para Información y contacto: info@quebuentema.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones Relacionadas