Información de contacto

Theodore Lowe, Ap #867-859
Sit Rd, Azusa New York

We Are Available 24/ 7. Call Now.

[box type=”note” border=”full” icon=”none”]

En el año 2000, el psiquiatra Andrew Stoll, de la Universidad de Harvard , Estados Unidos, demostró que los ácidos grasos omega-3, presentes en alimentos como las nueces, tenían un efecto antidepresivo y estabilizaban el estado de ánimo.

Y unos años más tarde, una investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburg determinó que personas saludables con un bajo nivel sanguíneo de omega-3 tienen más posibilidades de tener ideas pesimistas y deprimirse que quienes tienen valores normales de este ácido graso.

Además, según un estudio reciente de la Asociación Británica para el Manejo de la Ira, una dieta rica en omega-3 nos permite gestionar mejor las situaciones estresantes, hasta el punto que reduce la hostilidad hacia los compañeros de trabajo y hasta evita que gritemos a otros conductores mientras circulamos por zonas de tránsito intenso.

Este ácido graso no es el único ingrediente con efectos antidepresivos. La tristeza crónica también puede achacarse a bajos niveles de aminoácido treonina, un desequilibrio que, tal y como demostraron hace poco científicos del Princenton Brain Bio Institute, se puede combatir añadiendo a la dieta un puñado de semillas de sésamo.

Por otra parte, las pipas de calabaza son ricas en Zinc, un mineral que según la Academia Polaca de Ciencias mantiene a las neuronas vivas y es necesario para convertir el aminoácido triptófano en serotonina.

A esto se suma que el azafrán también ha sido identificado como un remedio natural contra la depresión en un estudio reciente de la Universidad de Teherán, en Irán.

[/box]

Fuente: Muy Interesante

Editado por: Lissa GF

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *