Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by in Cerebro, Consumidor, Estilo de Vida, Salud | Comments

La ciencia explica cómo la comida chatarra engaña a tu cerebro

La ciencia explica cómo la comida chatarra engaña a tu cerebro

Estamos perfectamente que todo lo que comemos se refleja en nuestra salud y nuestro físico. Se realizó la conferencia de Neurociencias de 2012 y se presentaron nuevas investigaciones referente a nuestra alimentación y en una de ellas se descubrió que lo que comemos puede alterar nuestro cerebro y esto hace que e vuelve menos apto para controlar comportamientos impulsivos.

en un estudio que realizó Timothy Verstynen y unos colegas, descubrieron que las personas con obesidad son menos eficientes para tomar decisiones complejas, lo que podría influir de manera importante en el control de los impulsos. Tienen una teoría tomar la decisión de comer alimentos no saludables daña las conexiones cerebrales, lo que provoca un desempeño del cerebro débil, lo cual podría causar que se sigan tomando decisiones poco saludables.

Otro estudio que realizó el médico Tony Goldstone, donde se  mostró que la corteza orbitofrontal del cerebro puede jugar un papel importante en la forma en la que la gente elige su alimentación, en esta zona se codifica el “valor” de un alimento. Este estudio sugirió que el ayuno o las dietas hacen que el cerebro incremente su deseo de comida alta en calorías. es por eso que muchas veces se nos dificulta bajar de peso.

La buena noticia es que los investigadores continúan en la búsqueda para descubrir la forma de bloquear el amor que tiene nuestro cerebro por la comida poco saludable. En dos estudios que se presentaron en la conferencia se analizó qué efecto tienen los medicamentos diseñados para tratar la adicción al alcohol o a las drogas, en los comportamientos alimenticios de las ratas.

Fuente: CNN

EDitado por: LissaGF

Read More

Posted by in Diabetes, Salud | Comments

El ejercicio aeróbico puede reducir el riesgo de diabetes de los niños, según un estudio

El ejercicio aeróbico puede reducir el riesgo de diabetes de los niños, según un estudio

[highlight]

Hacer bastante ejercicio aeróbico puede ayudar a los niños con sobrepeso a reducir su riesgo de diabetes, según un estudio reciente.

Un tercio de los niños que tienen la edad para estar en la escuela primaria de EE. UU. tienen sobrepeso o son obesos. La obesidad infantil se asocia con una variedad de problemas de salud que antes se pensaba que solo ocurrían en adultos, como la diabetes tipo 2, según la información de respaldo del estudio.

Los investigadores evaluaron la forma en que distintas cantidades de ejercicio aeróbico afectaban los factores de riesgo de la diabetes, como la resistencia a la insulina, los niveles generales de grasa corporal y la grasa abdominal en más de 200 niños inactivos con sobrepeso u obesos de EE. UU. Los niños tenían una edad promedio de 9.4 años.

Algunos de los niños se asignaron al azar a cantidades bajas (20 minutos al día) o altas (40 minutos al día) de entrenamiento aeróbico cinco veces por semana durante un promedio de trece semanas. Fueron comparados con un grupo control de niños que realizaron su actividad física normal.

El estudio aparece en la edición del 19 de septiembre de la revista Journal of the American Medical Association, una edición especial sobre la obesidad, que se publica para que coincida con una reunión de la Sociedad de la Obesidad (Obesity Society).

Los niños que hicieron cantidades bajas y altas de ejercicio aeróbico tuvieron mayores reducciones en la resistencia a la insulina que los que estaban en el grupo de control, junto con mayores reducciones en la grasa corporal general y la grasa abdominal, señalaron en un comunicado de prensa de la revista Catherine Davis, del Colegio Médico de Georgia, y colegas.

Las reducciones en los factores de riesgo de la diabetes relacionadas con el ejercicio ocurrieron en niños de ambos sexos y de distintas razas.

[/highlight]

Fuente: Medlineplus

Editado por: LissaGF

Read More

Posted by in Salud | Comments

¿Por qué sigues con hambre después de comer?

¿Por qué sigues con hambre después de comer?

Seguramente te ha pasado que luego de terminar de almorzar, no te sientes lleno en el momento y tienes ganas de comer más. Algunos ingredientes de nuestras comidas pueden “engañar” a nuestro cuerpo  y no permitir que nos demos cuenta que estamos llenos, causando un “rebote de hambre” cuya primera consecuencia es que consigamos tener una gran cintura de huevo. Pero ¿qué es lo que pasa? ¿por qué nos ocurre  que no podemos deternernos? estos son los siete principales culpables que presentan en la pagina web de HombreWeb.com:

1. Tomas demasiada gaseosa/soda

Las gaseosas, tés helados y otras bebidas azucaradas son nuestra principal fuente de jarabe de maíz, convirtiéndose en casi 2/3 de nuestra ingesta anual. Una investigación de la Universidad de California en San Francisco (EE. UU.) muestra que la fructosa puede engañar a nuestros cerebros y provocarte más ganas de comer incluso cuando estás lleno. Ello se debe a que impide a nuestro cuerpo usar la leptina, la “hormona de la saciedad”, que nos dice cuándo hemos comido suficiente.

2. Comes muchas comidas enlatadas

Varias comidas enlatadas son altas en Bisfenol A (o BPA), un químico que la FDA de EE. UU. calificó como “preocupante”. La exposición al BPA puede causar cambios en la leptina que, de acuerdo a una investigación de la Universidad de Harvard, producen más ganas de comer y por tanto obesidad.

3. Tomas muy poco desayuno

Luego de investigar a 6,764 personas saludables durante casi 4 años, los investigadores descubrieron que aquellos que consumían sólo 300 calorías en el desayuno subieron casi el doble de peso que aquellos que ingerían 500 calorías  o más en la misma comida. La razón: el ingerir  un buen desayuno produce menos picos de nivel de azúcar e insulina en la sangre durante el día, lo que  deriva en menos antojos para comer.

4. No comes ensaladas

La mayoría de nosotros no comemos suficientes verduras de hoja verde, que son ricas en vitamina B y ácido fólico y ayudan a proteger  el organismo contra la depresión, fatiga y subidas de peso. En un estudio, las personas a dieta con los niveles más altos de ácido fólico en su organismo perdieron hasta 8.5 veces más peso que aquellos con los niveles más bajos. Las verduras de hoja verde tienen también un alto contenido de vitamina K, otro nutriente que regula la insulina y ayuda a controlar los antojos de comida. Las mejores fuentes son la lechuga romana, espinaca, col y achicoria.

5. No tomas té

De acuerdo a un estudio publicado en el Journal of the American College of Nutrition, la gente que toma una taza de té negro luego de ingerir alimentos altos en carbohidratos disminuyeron sus niveles de azúcar en la sangre hasta en 10% durante dos horas y media luego de la comida, lo que significa que se sintieron llenos y tuvieron menos antojos por comer más. Los investigadores atribuyen a los polifenoles del té negro el impedir el “rebote de hambre”.

6. No tomas agua

La deshidratación a menudo toma la forma de hambre. Si acabas de comer y aún sientes hambre, toma un vaso de agua antes de comer más y ve si el antojo disminuye.

7. Estás aburrido

Un  grupo de investigadores de la Flinders University en Australia descubrieron que las distracciones visuales pueden ayudar contra los antojos de comida. Para ponerte a prueba, imagínate un  enorme y jugoso bistec. Si de verdad estás hambriento, el bistec te parecerá apetitoso. Pero si no te parece tentador, puede que lo que necesites es cambiar de actividad, no otra comida.

Editado por: LissaGF

Read More

Posted by in Diabetes, Estilo de Vida, Investigación, Salud | Comments

Mujeres con estrés laboral duplica el riesgo de padecer diabetes.

Mujeres con estrés laboral duplica el riesgo de padecer diabetes.

[highlight]Las mujeres que ocupan puestos laborales de baja jerarquía y sufren estrés en su lugar de trabajo tienen el doble de probabilidades de padecer diabetes que las que no padecen presiones profesionales, según un estudio publicado esta semana en Canadá.[/highlight]
A diferencia de los hombres, las mujeres a menudo reaccionan al estrés comiendo más productos con azúcar y grasa, declaró a la AFP uno de los autores del estudio, Peter Smith.

La incidencia de la diabetes ha aumentado en Canadá y este factor de riesgo puede modificarse para combatir el fenómeno, escribió Smith, del Instituto de Investigación sobre Trabajo y Salud (IWH, por sus siglas en inglés), y Richard Glazier, del Instituto de Ciencias Clínicas Evaluativas (ICES, por sus siglas en inglés), de Toronto.

La investigación, realizada durante nueve años, mostró una relación entre el grado de autonomía en el trabajo y la incidencia de diabetes en la población femenina, señalan los autores en el estudio publicado en la revista de medicina ocupacional Journal of Occupational Medicine.

En otras palabras, explicó Smith a la AFP, las mujeres estresadas podrían ser llevadas a consumir más azúcares y grasas.

El estrés laboral parece favorecer la diabetes a través de dos fenómenos. Por un lado, la diabetes se favorecería por las perturbaciones generadas en el sistema neuroendocrino y el sistema inmune, que provocan una mayor producción de hormonas como el cortisol y la adrenalina, y por otro, por los cambios en la conducta alimentaria y el gasto energético.

Después de haber seguido a 7.443 personas en actividad durante nueve años, los investigadores encontraron que la proporción de casos de diabetes debido al estrés laboral entre las mujeres fue del 19%.

Esta cifra es superior a la relacionadas con el tabaquismo, la bebida, la actividad física o el nivel de consumo de frutas y verduras, pero menor que el riesgo que supone la obesidad.

No se constató la misma relación entre los hombres. Éstos reaccionan de manera diferente al estrés, tanto en el plano hormonal como en los hábitos de consumo, dijo Smith en un correo electrónico a la AFP. 

Fuente: Revista fucsia

Editado por: Lissa GF

Read More